PSICOLOGÍA EN 150 PALABRAS: Voy siempre con prisas…

Hay personas que suelen llegar tarde a las citas, otras que entregan sus obligaciones en el último momento, algunas dicen trabajar mejor bajo presión y otras que simplemente acumulan deberes porque se entretienen con cosas mejores que hacer… Si te has sentido identificado con todos estos comportamientos, tengo una palabra para tí: procrastinación.
A grandes rasgos, es la tendencia de algunas personas a posponer continuamente las obligaciones o tareas que resultan poco agradables, y realizar otras más amenas.
Como consecuencia de esto, las tareas se realizan deprisa y con estrés, la persona se siente culpable por no lograr cambiar, se crea un ambiente de desorganización y una sensación de incapacidad.
Poner plazos realistas, crear una lista de prioridades o manejar los estimulos distractores pueden ser soluciones para comenzar a mejorar, aunque lo primero que te deberías preguntar es: ¿Estoy preparado para cambiar? Ningún cambio es posible sin conciencia de problema y esfuerzo diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba